ENTREVISTA CON MARIELA MICHELENA

Mariela-michelena 500

ENTREVISTA CON MARIELA MICHELENA

Publicado por IEPPM en Jornadas

 Dr. Benigno Prado  ¿Como ves tú el amor en tiempos de Google?

Dª. Mariela Michelena: Más que contarte “cómo lo veo yo”, me parece importante reconocer los signos que distinguen estos tiempos. La inmediatez, la fugacidad, la búsqueda del placer como el mayor ideal, modelarán no sólo la sociedad de consumo que nos consume, sino también los vínculos amorosos. Las relaciones de hoy no están preparadas para durar, sino para complacer. El compromiso a largo plazo no se está llevando, a decir de Bauman, los vínculos son líquidos y eso trae consecuencias en nuestras formas de relacionarnos con la pareja.

B.P.: ¿ Que semejanzas y diferencias ves con el amor en los tiempos del bolero?

 MM.: En un cierto sentido, el amor debería ser el mismo tanto en los tiempos del vals, del bolero, del tango o los de Google; sin embargo, los tiempos modelan las costumbres y las costumbres modelan los valores. En el bolero y en el tango sufrir por amor está bien visto. El que no sufre por amor no merece su banda sonora, ni su película, ni su novela, ni su culebrón. Hoy, en cambio, sufrir, en general, está desprestigiado. Da igual si el sufrimiento es por amor, por una enfermedad, o por un duelo. Parece que no hay lugar más que para pasarlo bien y para disfrutar, cualquier cosa que suponga un esfuerzo se desecha. ¡Otra habrá que resulte más fácil, más rentable, más placentera! No digo yo que en el amor hay que sufrir, pero sí tendrían que estar dispuestos, ambos, a renunciar a ciertas cosas por la pareja.

B.P.: ¿El duelo por las perdidas en los tiempos actuales es diferente a los duelos en los tiempos pasados?

M.M.: Como te decía, ahora no hay lugar para el duelo. Parece que sufrir es una tontería, porque por lo visto ser feliz parece ser facilísimo. Sólo habría que seguir unos cuantos pasos… Esta manera de entender los afectos deja muy solos a quienes atraviesan por un duelo, porque no sólo sufren por el dolor que les aqueja, sino que, además, se sienten inadecuados, tontos, incapaces de encajar en este mundo que se supone tiene que ser fácil y feliz.

B.P.: ¿ Que nos puedes decir del sometimientos en las parejas de hoy?

M.M.: Yo creo que, en general, las mujeres siempre hemos estado más sometidas que los hombres a la pareja. Ese sometimiento, hoy, sobre todo, ¡sorprende! Sorprende porque contrasta dramáticamente con la autonomía que hemos alcanzado en otros ámbitos. Hoy somos económicamente independientes y, sin embargo, seguimos dependiendo emocionalmente de nuestras parejas y el sufrimiento por amor sigue siendo la principal causa de consulta de una mujer.

Y si sorprende en general, es aun más inexplicable en las adolescentes que, a pesar del acceso que tienen a la información, se someten a los chicos que las rodean a pesar de que en muchos casos las maltratan, las desprecian o simplemente las utilizan. Me parece que si hay una asignatura pendiente y urgente en este campo, pasa por un trabajo preventivo desde el Instituto para que las chicas sean capaces de respetarse y reclamar respeto de sus iguales.

B.P.: ¿Como ves las conductas adictivas en el amor de pareja en los tiempos actuales?

M.M. El amor como adicción no es un invento de nuestros tiempos, lo que pasa es que antes las parejas perduraban y sólo parecían estables. Ahora, cuando a pesar del sufrimiento las parejas no se pueden desprender, el elemento adictivo queda al descubierto con todas sus consecuencias. Síndrome de abstinencia si el objeto de amor se aleja y vuelta a empezar

B.P.: ¿Qué problemática relacionada con problemas afectivos en la pareja, ves con más frecuencia en tu consulta?

 M.M. La mayoría de mis pacientes son mujeres, así que las veo sufrir, sobre todo, porque añoran una pareja dispuesta a comprometerse en una relación estable que les permita, eventualmente, formar una familia. Muchas de ellas sufren las consecuencias de ese tipo de relaciones a una edad en la que ni siquiera han podido acceder a congelar óvulos porque ya es demasiado tarde. El patrón que se repite con más frecuencia (no el único, por supuesto) consiste en que ellas quieren más y ellos menos, ellas quieren futuro, y a ellos les es suficiente con el presente. Esta disparidad de criterios crea situaciones que a la postre son dolorosas para ambos.

30 mar 2016 sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado.